Reclamar los daños derivados por un accidente de tráfico: qué conceptos se incluyen en tu indemnización

Compartir este post

Para reclamar los daños derivados de un accidente de tráfico necesitas conocer qué tipo de perjuicios se indemnizan y cómo se valoran, y esto no es fácil.

La mayoría de víctimas de un siniestro saben que cuando no tienen la culpa exclusiva pueden reclamar una indemnización por los perjuicios sufridos.

Ahora bien…

¿Qué daños puedes reclamar?

¿Cómo se justifican?

¿Qué trámites hay que hacer?

Y sobre todo…

¿Cómo sabes si la aseguradora te está pagando todos los daños que has tenido?

Siempre que vayas a reclamar daños derivados de un accidente es fundamental contar con ayuda legal especializada, y, además, tienes la opción de elegir un abogado de accidentes gratis de tu confianza.

Los problemas al reclamar los daños derivados por un accidente de tráfico

Reclamar daños materiales tras un accidente de tráfico

Cualquier siniestro de circulación provoca daños, que pueden ser más leves o más graves, pero siempre hay algo que reclamar después del accidente.

Como víctima te enfrentas a un proceso de reclamación que en la mayoría de los casos no conoces:

➡️No tienes información alguna de las aseguradoras.

➡️No sabes cómo se tramita la reclamación.

➡️No tienes ni idea de qué es el Baremo de Tráfico y cómo se aplica.

➡️Nadie te explica cómo valorar tus daños, y cómo se calcula la indemnización.

Las aseguradoras no se interesan por la víctima, sino por su cuenta de resultados, lo que les lleva a ofrecer siempre indemnizaciones más bajas de lo que deberían pagarte.

A estas dificultades se añaden otras situaciones que complican más todavía tu proceso de reclamación:

➯La compañía de seguros puede discutirte la culpa, y en este caso no te van a pagar cantidad alguna por las buenas.

Esto ocurre en siniestros conflictivos, como el accidente en una rotonda,  o en los clásicos casos de colisiones múltiples, donde intervienen varios vehículos y varias compañías.

➯El proceso de reclamar los daños derivados de un accidente de tráfico puede ser en vía amistosa o en vía judicial, y todo depende de la postura de la aseguradora.

➯Los accidentes con grandes lesionados son mucho más complejos, porque hay muchos daños que reclamar que disparan la cuantía de las indemnizaciones.

Todos estos problemas pueden evitarse cuando tienes un abogado especialista en accidentes de tráfico para ayudarte a reclamar con garantías tu indemnización.

Los daños que se incluyen en cualquier reclamación por un siniestro se dividen en daños materiales, personales y el llamado perjuicio patrimonial.

Reclamar los daños materiales derivados por un accidente de tráfico: qué incluyen

Es muy normal que un siniestro provoque daños materiales.

De hecho, puedes tener daños materiales y no haber sufrido lesiones.

En una reclamación por daños materiales se incluye:

➯Primero, la reparación de los daños que haya tenido tu vehículo (coche, moto, bicicleta…).

Aquí pueden pasar varias cosas:

  • Que los daños materiales se puedan arreglar, en cuyo caso y en virtud de los Convenios entre aseguradoras se va a reparar tu vehículo.
  • Que los daños materiales no se puedan reparar, y consideren siniestro total tu vehículo.

Esto ocurre si el valor de la reparación supera el valor venal, en cuyo caso tienen que pagarte el siniestro (valor venal + afección o valor venal mejorado).

Aunque pueda parecer que reclamar los daños materiales es sencillo, también aquí puedes tener problemas, sobre todo si tu seguro es a terceros.

➯Segundo, se incluye también la reparación de los daños sufridos en objetos que se han dañado en el accidente.

Por ejemplo, tu móvil, unas gafas, el casco de tu moto o bici, una mochila, o el equipaje que llevabas en el coche.

Para reclamar estos daños necesitarás facturas de reparación o presupuestos de arreglo, y siempre debes sacar fotografías de los objetos para acreditar el daño.

Reclamar los daños personales derivados por un accidente de tráfico: qué incluyen

Los daños personales son las lesiones que has tenido en el siniestro.

La dificultad para reclamarlos está en que debe aplicarse el Baremo de Tráfico para valorar y cuantificar tu indemnización, y no es nada sencillo.

Cuanto más graves sean las lesiones, más difícil es calcular tu indemnización por estos daños.

En esta parte de tu indemnización siempre vas a tener problemas, porque hay que valorar cada caso en particular y porque las compañías siempre calculan a la baja para pagar menos.

Días y secuelas

Esta parte de tu indemnización incluye:

✔Los días que tardes en curarte de tus lesiones, que se cuentan desde la fecha del accidente hasta la fecha en que te dan el alta médica porque tus lesiones se han estabilizado.

✔Las secuelas funcionales o estéticas que te queden después del alta médica, que se calculan aplicando las Tablas del Baremo de Tráfico y atendiendo a número de secuelas, gravedad, puntos asignados a cada una y tu edad en el momento del siniestro.

Otros conceptos que se indemnizan como daños personales

El Baremo de Tráfico incluye indemnizaciones adicionales por daños específicos que puedes tener o no como lesionado en un siniestro.

Estos conceptos están relacionados con lesiones más graves y hay que conocerlos y valorarlos uno a uno para ver si se deben reclamar:

➡️Puedes reclamar daños morales complementarios, una indemnización que se valora en función de tus secuelas y los puntos de cada una de ellas.

➡️Puedes tener derecho al perjuicio moral por pérdida de calidad de vida causada por las secuelas, que incluye 4 grados equivalentes a las incapacidades parcial, total, absoluta y gran invalidez, y se valora según la víctima haya perdido más o menos autonomía personal para su día a día.

➡️También se reclama el perjuicio moral por la pérdida de calidad de vida de los familiares de la víctima con lesiones graves, que compensa los cuidados de las familias a los grandes lesionados y se calcula en base a una horquilla de cantidad mínima y máxima a valorar.

➡️Puede reclamarse la pérdida del feto por el accidente, un daño que se indemniza según el momento de la gestación cuando ocurre la pérdida (en las primeras 12 semanas o posteriormente).

➡️Es posible reclamar también lo que se llama “perjuicio excepcional”, aunque las compañías no suelen pagarlo, porque es un término general que incluye cualquier circunstancia especial y específica de la víctima que se valora de forma personal y concreta.

Reclamar los daños derivados por un accidente de tráfico: el perjuicio patrimonial

La última parte de la indemnización comprende el perjuicio patrimonial, que el Baremo divide en dos conceptos diferentes: el lucro cesante y el daño emergente.

Estos daños no son fáciles de acreditar y las aseguradoras suelen poner muchas pegas para pagarlos, por eso es importante que tengas ayuda legal especializada.

Indemnización por el lucro cesante

Se indemniza como lucro cualquier pérdida patrimonial o económica o ganancia no obtenida que tiene la víctima al no poder trabajar accidente.

Por ejemplo, unas comisiones no ganadas al estar de baja laboral, o una reducción en la nómina por el mismo motivo.

El lucro hay que acreditarlo bien para poder reclamarlo en la indemnización, y las aseguradoras son bastante reacias a reconocerlo y pagarlo.

Indemnización por el daño emergente

Indemnización por lucro cesante tras un accidente de tráfico
Indemnización por lucro cesante tras un accidente de tráfico

Comprende todos aquellos gastos que la víctima haya tenido que pagar derivados del siniestro.

Por ejemplo, facturas de medicamentos y farmacia, alquiler de unas muletas o silla de ruedas, gastos de rehabilitación, de desplazamiento o de pruebas médicas.

En el caso de lesiones graves este concepto es muy importante porque aquí se reclama los gastos que pueda necesitar la víctima de futuro en su vida normal.

Pensemos, por ejemplo, en un lesionado con una lesión medular o que queda en un estado de coma vegetativo.

En estos casos la víctima con secuelas graves reclama como daño emergente:

  • La asistencia sanitaria futura que necesite como gran lesionado.
  • Gastos de prótesis y ortesis, que cada cierto tiempo deben cambiarse.
  • Rehabilitación ambulatoria o domiciliaria futura, cuyo coste se reclama siempre que lo prescriba un médico.
  • La ayuda de una tercera persona para cuidar al lesionado de forma temporal o para toda la vida, según sus lesiones.
  • Gastos para adecuar la vivienda a las necesidades de la víctima, y adaptación de vehículo cuando sea necesario para facilitar los desplazamientos del perjudicado.

En definitiva, no es fácil reclamar los daños derivados de un accidente de tráfico y mucho menos saber qué se puede reclamar y cómo se calcula la indemnización.

En Demanda tu Lesión nuestro trabajo consiste en ayudarte en todo el proceso y asegurarnos de que te pagan la indemnización que te corresponde.

Si quieres contarnos tu historia puedes contactar aquí con nosotros para una consulta gratis y sin compromiso con nuestros abogados.