Responsabilidad en accidentes de tráfico en cadena: cómo actuar para demostrar la culpa

Compartir este post

Acreditar la responsabilidad en accidentes de tráfico en cadena es imprescindible si quieres reclamar una indemnización, pero la cosa no es nada sencilla.

Este tipo de siniestros generan controversia porque en la mayoría de las ocasiones saber quién es culpable es una complicación añadida:

➡️ Varios vehículos implicados (cuantos más haya, más difícil)

➡️ Varias compañías de seguros (a veces la misma para varios involucrados)

➡️ Varias colisiones (traseras y delanteras, lo que complica más aún la dinámica del siniestro)

Para las víctimas esto supone más dificultad para reclamar.

Pero para las aseguradoras estos accidentes son un escenario perfecto para intentar “echar la culpa” a otro y evitar el pago de las indemnizaciones.

Si no consigues determinar la responsabilidad en un accidente de tráfico en cadena no vas a poder reclamar los daños sufridos. Para ayudarte a percibir el pago de los perjuicios sufridos en estos casos tan polémicos necesitas una buena ayuda legal, y puedes tener el abogado de accidentes gratis que elijas utilizando la cobertura por defensa jurídica de tu seguro. 

El problema de la responsabilidad en accidentes de tráfico en cadena y cómo te afecta

Los accidentes en cadena se llaman también colisiones múltiples, y son un tipo de siniestro que se caracteriza porque intervienen como mínimo tres vehículos.

Suelen ir unos detrás de otros y los motivos para producirse son variados, destacando el exceso de velocidad, los clásicos despistes y el no mantener la preceptiva distancia de seguridad entre vehículos.

Las malas condiciones climatológicas también influyen: niebla, lluvia o nieve pueden provocar colisiones múltiples que pueden llegar a involucrar a muchos vehículos.

Los daños materiales suelen ser mayores: el golpe te pilla “en medio”, te colisionan por detrás y tú golpeas al de delante, y así sucesivamente.

Los accidentes de tráfico en cadena suelen ocurrir en los atascos y retenciones tanto en vías urbanas como interurbanas y cuando te detienes a la entrada de las rotondas, en un semáforo o en un paso de peatones.

¿Qué problemas encuentras en estos casos?

➯ Son siniestros muy caóticos, que generan mucha confusión en los momentos posteriores.

➯ Hay varios vehículos implicados, y al producirse varias colisiones es difícil saber quién ha golpeado a quién en primer lugar.

➯ Hay varias aseguradoras implicadas, y cada una intentará responsabilizar a otro para no tener que indemnizar.

Por eso resulta mucho más complicado determinar la responsabilidad y esto te perjudica porque necesitas saber quién tiene la culpa para poder reclamar.

Ejemplos de accidente en cadena polémicos

Algunos accidentes de tráfico en cadena son especialmente controvertidos, y complican más aún la reclamación:

🔎 Varios vehículos implicados en el choque múltiple tienen la misma compañía de seguros

Imagina que la aseguradora del vehículo culpable y de uno o varios perjudicados es la misma.

En estos casos tendría que asumir el pago de daños y lesiones de varios vehículos.

Esto te perjudica porque el mismo perito valora todos los daños y no actúa de forma objetiva, buscando minimizarlos para pagar lo menos posible.

Lo mismo ocurrirá con las lesiones de los perjudicados, e incluso con la rehabilitación a recibir, que intentarán recortar al máximo para pagar menos por daños personales.

🔎 El accidente de tráfico en cadena involucra a muchos vehículos

Cuantos más intervinientes haya, más difícil es determinar la culpa.

Por ejemplo, la niebla provocó en la provincia de Lugo hace 8 años una colisión múltiple de más de 50 vehículos que dejó numerosos heridos y un fallecido.

Es fácil imaginar lo difícil que puede resultar acreditar la responsabilidad en este tipo de siniestros con tantos vehículos implicados.

🔎 Accidentes de tráfico en cadena con lesiones menores

Los daños leves son habituales en este tipo de colisiones, sobre todo en los atascos o retenciones donde los vehículos están semi detenidos, lo que implica que los daños materiales son escasos.

Cuando hay pocos daños materiales y lesiones leves como el clásico latigazo cervical las compañías suelen negarse a pagar una indemnización apoyándose en el artículo 135 del Baremo de Tráfico.  Esto dificulta más aún la reclamación porque tendrás que pelear no sólo la responsabilidad en el accidente de tráfico en cadena, sino también tu derecho a que te paguen las lesiones y daños.

Responsabilidad en accidentes de tráfico en cadena: cómo debes actuar

Si tienes la mala suerte de verte involucrado en un accidente de tráfico en cadena es fundamental que actúes con rapidez en los momentos posteriores.

Nuestras recomendaciones son:

✔ Si firmáis parte amistoso, hazlo con todos los vehículos, no solo con el que te colisiona por detrás.

Es habitual que recibes un golpe trasero que desplace tu vehículo contra el de delante, y esto te va a generar daños delante y detrás.

Por ello debes firmar parte amistoso con cada uno de ellos, pero dejando claro que si tú has golpeado al vehículo de delante no es por tu culpa, sino por responsabilidad de quien te golpeó a ti primero.

✔ Es conveniente que acuda la Policía o la Guardia Civil, porque el Atestado o Parte de accidente que elaboren te ayuda a determinar la responsabilidad.

Para ello es fundamental que des a los agentes tu versión para que puedan dejar claro quién ha sido responsable de la colisión.

✔ En las colisiones múltiples siempre hay testigos, que son el resto de conductores implicados en el accidente o incluso otros vehículos no involucrados.

Siempre que puedas contar con ellos utilízalos para ayudarte a acreditar la responsabilidad.

Saca fotografías si te es posible, tanto del lugar como de los implicados, las posiciones de los coches, el de delante y detrás de ti, para ayudarte en tu reclamación.

Por último, recuerda contactar de inmediato con abogados especialistas en accidentes de tráfico que te asesoren en la reclamación desde el primer momento.

Acreditar la responsabilidad en accidentes de tráfico en cadena, clave para poder reclamar lesiones y daños

Ya sabes que sin culpa acreditada no hay indemnización.

Si tú tienes la culpa exclusiva tampoco puedes reclamar.

Prepárate en estos accidentes para que alguno de los conductores involucrados quiera echarte la culpa diciendo que tú has golpeado primero.

En muchas ocasiones las colisiones son casi simultáneas, y esto dificulta saber con seguridad quién ha colisionado en primer lugar.

Puedes encontrarte con estos escenarios:

Situación 1: Te golpean por detrás y al vehículo de detrás le colisiona a su vez otro coche.

En este caso el responsable de tus daños es quien te golpea a ti por detrás.

También es responsable el tercero que ha golpeado a quien te colisiona a ti, pero eso les afecta a ellos, no a ti.

Situación 2: Estás parado detrás de un vehículo, viene uno por detrás, te colisiona y te desplaza, lo que te hace chocar con el vehículo que tienes delante.

Aquí es responsable de todos los daños, los tuyos y los del vehículo de delante, quien te ha golpeado por detrás.

Situación 3: Dos culpables por no respetar una señal de stop o ceda el paso.

Imagina que colisiona contigo un coche que se salta una señal y el que llevas detrás te golpea también.

Ambos vehículos son responsables de tus daños, lo que complica todavía más la reclamación.

Daños materiales, personales y perjuicio patrimonial

Aunque la mayoría de los accidentes múltiples provocan daños menores, sobre todo en atascos y retenciones, hay veces que las colisiones generan lesiones graves o incluso fallecimientos.

Una vez que la culpa es clara la dificultad va a estar en acreditar las lesiones y daños para reclamar la indemnización:

➡️ Daños materiales: la principal dificultad es cuando tienes daños delanteros y traseros, porque te han golpeado y tú a su vez has colisionado al de delante.

El problema que tienes aquí es que los famosos Convenios entre compañías para reparar los daños no son de aplicación cuando hay más de 2 vehículos implicados en un siniestro.

Esto provoca que la reparación tarde más, y que la aseguradora te diga que repara los daños traseros, pero no los delanteros.

Incluso a veces puede ocurrir que tengas que adelantar el pago de la factura de reparación y luego reclamarlo.

➡️ Daños personales: aquí tu problema es que las compañías siempre te van a hacer una oferta de pago inferior a lo que deben pagarte.

No solo no conoces el Baremo ni sabes aplicarlo para calcular tu indemnización.

Además, puedes dejarte conceptos sin reclamar, como secuelas o factores de corrección que no conoces.

Las lesiones incluyen el tiempo que tardaste en curar, las secuelas funcionales o estéticas y el resto de conceptos que incluye el Baremo que deben valorarse caso por caso.

Calcular las secuelas en la indemnización no es nada sencillo porque se valoran por puntos y según sean más leves o graves, por eso las compañías siempre tienden a la baja.

El cálculo es complejo y se complica más cuanto mayores son los daños, por eso necesitas siempre un abogado experto que te ayude.

➡️ Perjuicio patrimonial: incluye tanto el lucro cesante (ganancias que no has tenido o pérdidas por el accidente) y daño emergente (cualquier gasto relacionado con el siniestro).

Esta parte es muy discutida por las compañías, sobre todo en los grandes lesionados, donde las indemnizaciones se disparan.

En resumen, si no puedes acreditar la responsabilidad en un accidente de tráfico en cadena, no puedes reclamar.

Muchas víctimas de colisiones múltiples se quedan sin indemnización porque no saben cómo enfocar estas reclamaciones ni qué hacer para acreditar la culpa.

En Demanda tu Lesión podemos ayudarte en todo el proceso y te asesoramos para que puedas demostrar tu derecho a una compensación económica por los daños sufridos. Puedes contactarnos en una consulta gratuita y preguntar todas tus dudas para que nuestros abogados te respondan sin compromiso.